miércoles, 21 de abril de 2010

LA FLEXIBILIDAD: LA GRAN OLVIDADA.


La flexibilidad normalmente se considera como la hermana pobre de las capacidades condicionales. Las otras 3 son la Fuerza, la Velocidad y la Resistencia. Mucha gente peca de no estirar cuando entrena y se lamenta tarde de sus consecuencias. La flexibilidad la podemos considerar como una capacidad facilitadora.. Facilitadora de otras capacidades. O sea, el hecho de tener una buena flexibilidad, me permitirá de ser más rápido, más resistencia, más fuerte.
La flexibilidad, entramos ya en su definición, es la capacidad que tiene el deportista para movilizar sus articulaciones en un grado óptimo. Entre los beneficios de tener bien desarrollada esta cualidad, vemos que mejora la eficacia de los gestos técnicos (al mejorar su amplitud), ayuda a la musculatura a recuperarse después de un esfuerzo, y ayuda todo tipo de deportistas a recuperarse entre sesiones de entrenamiento. Es también muy importante de cara a prevenir lesiones, y especialmente en una buena calidad de vida.

Hay dos sistemas principales de entrenamiento de la flexibilidad: los estiramientos y el stretching.
Para trabajar los estiramientos debemos llegar a una posición cómoda y mantenerla durante unos 20 – 30 segundos. Es necesario estar relajado y estirar el músculo progresivamente. De esta manera mejoran tanto el componente muscular como el elástico del músculo. Una variante de este método consiste e trabajar con un compañero, que nos ayude a llegar un poco más lejos en el estiramiento. De esta manera obtenemos una mayor sensación de progreso que también es real, pero hay que ir con cuidado de no estirar bruscamente y provocar involuntariamente una lesión.
El estiramiento muscular está presente en muchos deportes y actividades físicas como una de las bases del entrenamiento y el mantenimiento corporal, como por ejemplo el taichí, pilates, taekwondo, yoga, wellness, atletismo, etc.
El método de streching utiliza una combinación entre el trabajo muscular de fuerza y los estiramientos. Consiste en realizar un estiramiento del músculo y al llegar a una determinada posición, entonces realizar una contracción isométrica de ese músculo, durante unos 5- 20 segundos, provocando el estiramiento del tendón del músculo. A continuación y tras una relajación de 5-10 segundos realizamos un estiramiento del mismo músculo durante unos 10 – 30 segundos.

Cuando se realiza una sesión de entrenamiento para la mejora de la flexibilidad, es conveniente utilizar el método de stretching, ya que el trabajo es mas intenso y la mejora es superior. Sin embargo, si utilizamos el trabajo de flexibilidad al final de una sesión de fuerza, velocidad o resistencia, es preferible usar los estiramientos, ya que la musculatura esta fatigada y no es conveniente seguir contrayéndola.





No hay comentarios :

web clocks relojes para blogs
Contatore