lunes, 15 de junio de 2015

¿QUÉ SON LAS MITOCONDRIAS?



El cuerpo está formado por decenas de billones de células. Éstas se agrupan para formar órganos, entre ellos el músculo. Dentro de cada célula de nuestro cuerpo, hay varios elementos con funciones muy variadas. Uno de éstos elementos es conocido como mitocondria. Cada mitocondria tiene su propio ADN por lo que es un ser “no humano”, que ejerce con el organismo humano una de las “colaboraciones” más potentes de la naturaleza.

Cada célula contiene varias mitocondrias (cantidad muy variable), se mueven libremente por su interior y tienen funciones muy importantes para la propia célula, y por lo tanto, también para el cuerpo humano.

La principal función de las mitocondrias es la de producir la energía necesaria para que la célula pueda hacer su función. Por ejemplo, cuando un músculo, compuesto de células, quiere realizar una acción (correr, pedalear…), la energía necesaria para hacerlo es producida por las mitocondrias. Éste proceso de producción de energía requiere “materia prima” (glucosa, ácidos grasos o aminoácidos) y oxígeno.

  • Una disminución del número de mitocondrias en el organismo se relaciona con:
  • Falta de energía diaria.
  • Disminución del rendimiento deportivo.
  • Falta de energía cerebral: problemas con la memoria, atención…
  • Alteraciones de otros órganos del cuerpo: incapacidad para desintoxicar bien en el hígado, mal funcionamiento del riñón, del páncreas…
  • Enfermedades degenerativas como el Alzheimer u otras como la Diabetes o la Fatiga Crónica.

El estilo de vida puede modificar, en gran medida, el número de mitocondrias y su efectividad para ayudarnos a producir energía. Favorece la proliferación de mitocondrias:
La hipoxia intermitente: poner pequeños apuros al cuerpo en las necesidades de oxígeno, aumenta la producción mitocondrial para poder hacer frente a las necesidades del organismo. Si la falta de oxígeno se prolonga en el tiempo, como en el caso de enfermedades pulmonares graves, las mitocondrias disminuyen.
El ejercicio físico: depende de la intensidad, duración, etc. la producción de mitocondria será diferente, pero la mejor receta para aumentar su producción es ejercicio de intensidad elevada combinado con entrenamientos más suaves y mas largos para favorecer la utilización de las grasas.
Entrenamiento de resistencia en ayunas: este estado energético favorece la utilización de las fibras tipo I, que son fibras musculares responsables de la utilización de la grasa como fuente de energía.
Ayunos de corta duración: saltarse de vez en cuando un desayuno, o separar un poco las ingestas, aumenta la expresión de moléculas como UCP2 o UCP3 que favorecen la eficiencia de la actividad mitocondrial.
Consumir antioxidantes mitocondriales: consumir coenzima Q10, glutatión… favorece la protección de éstos elementos.

Entre las cosas que pueden favorecer la muerte mitocondrial, podemos encontrar muchos factores, aunque los más habituales son:
  • Consumo abundante y continuo de antibióticos: éstos te salvan la vida, pero todo en ésta vida tiene un precio que se debe tener en cuenta para la recuperación. Lo mismo podríamos aplicar a la quimioterapia.
  • El sedentarismo: Evidentemente la pérdida de masa muscular disminuye el número de mitocondrias.
  • Consumo continuado de hidratos de carbono de alta carga glucémica: esto induce al cuerpo a tender a un metabolismo constante más anaeróbico, por lo que se utilizan menos las mitocondrias.
  • Carencia de antioxidantes en la dieta: la inclusión de frutas, verduras con pigmento, aminoácidos azufrados (cebolla, ajo y puerro), etc. También tengo que decir que algunos estudios demuestran que la toma excesiva de antioxidantes (vitamina C) frena la génesis mitocondrial. Todo en su justa medida.
  • Consumo excesivo de alcohol y otros tóxicos.
  • Carencia de omega-3 (pescado azul) y otras grasas como la fosfatidilserina (lecitina de soja): esto favorece la rigidez de la membrana de la célula y dificulta su comunicación y correcto funcionamiento.

En los deportes, sobretodo de resistencia, tener en cuenta los elementos expuestos en éste post, puede ser muy útil para el rendimiento. Asegurarse un correcto funcionamiento en la producción de energía te puede dar ese “plus” de estabilidad energética que necesitas para no caer constantemente en las temidas pájaras o bajones de energía. También puede ser útil para mejorar la salud y asegurarnos un envejecimiento próspero.

Realizar entrenamientos de fuerza (en el gimnasio, séries...) es una de las mejores formas para asegurarnos un correcto funcionamiento de nuestro sistema mitocondrial.

No hay comentarios :

web clocks relojes para blogs
Contatore