lunes, 15 de junio de 2015

EL CHOCOLATE Y SUS PROPIEDADES



El chocolate es un alimento conseguido mediante la mezcla de semillas de cacao sólidas, azúcar y manteca de cacao. Además, casi siempre lleva añadido un poco de lecitina de soja con la finalidad de mejorar la textura. Algunas marcas también le añaden frutos secos, leche, semillas de café, frutos secos, etc. con la intención de hacerlo más apetecible y hacerlo llegar a un mayor número de consumidores. Aunque lo podemos encontrar en polvo, en forma de bombones, turrón, etc. la mayoría de nosotros lo consumimos en tableta.
Composición

Vamos a analizar su composición:
  • Hidratos de carbono: casi todos tienen un alto contenido en hidratos de carbono, que provienen en su mayoría del azúcar añadido. Éste tiene un gran impacto en la producción cerebral de endorfinas (una de las hormonas del bienestar) y nos proporciona placer de muy corta duración.
  • Grasas: provienen de la manteca del cacao y la lecitina de soja (ésta última no supera el 1%). La mitad de las grasas son saturadas y la otra mitad monoinsaturadas (parecido al aceite de oliva). De todas formas, se ha demostrado que el consumo de chocolate no aumenta el colesterol malo (LDL) aún y su elevado contenido graso.
  • Proteínas: aunque el cacao tiene un porcentaje de proteínas considerable, en el chocolate el aporte de proteínas es mínimo.
  • Antioxidantes: se han descrito más de 30 elementos con efecto antioxidante en el cacao, los más famosos son los polifenoles, unos antioxidantes con un potente efecto protector del sistema cardiovascular y efecto anti-aging.
  • Aminoácidos: aunque su contenido en proteínas no es alto, contiene L-triptófano y L-fenilalanina, dos aminoácidos que juegan un papel importante en la producción de las hormonas serotonina y dopamina (felicidad y motivación). Se ha observado que el consumo de chocolate aumenta los niveles de éstos dos neurotransmisores cerebrales.
  • Otros: el cacao aporta una gran cantidad de alcaloides, unas substancias con efecto tónico-estimulante del sistema nervioso central. También contiene gran cantidad de ácido fólico y minerales como el magnesio o el potasio.


Pros y contras

El chocolate es uno de los alimentos más consumidos en las casas de nuestro país. Acompaña numerosas mesas durante los postres, las meriendas, los desayunos y hasta el sofá durante el descanso nocturno. Tiene numerosos efectos sobre nuestro organismo, aunque no todos son positivos.
  • Su alto contenido en azúcar, hace del chocolate un alimento que puede favorecer la acumulación de grasa corporal y el sobrepeso.
  • Además, su contenido en azúcar provoca el aumento de la liberación de la hormona insulina, que puede provocar acné, y a la larga, patologías como la diabetes.
  • Su influencia directa en la producción de hormonas como las endorfinas, la serotonina o la dopamina es un arma de doble filo. Consumido en moderación puede resultar beneficioso, mientras que su abuso puede provocar un desequilibrio de éstos neurotransmisores a nivel cerebral generando adicción, alteración del estado anímico, etc.
  • Su contenido en antioxidantes presentes en el cacao, le aportan propiedades beneficiosas para el sistema cardiovascular como regular la tensión arterial o reducir el daño muscular producido por el ejercicio.
  • Por su contenido en elementos tónico-estimulantes consumir cacao puede tener efectos positivos en los niveles de energía.
  • Puede provocar estreñimiento por su alto contenido en taninos, que le dan el sabor amargo y le otorgan propiedades astringentes.
  • Por su efecto vasodilatador, su contenido en taninos, su alteración de los neurotransmisores cerebrales, etc. algunas personas sufren migrañas, jaquecas, etc. al consumir chocolate.
En definitiva…

El chocolate, gracias a su contenido en cacao, puede tener propiedades beneficiosas para nuestra salud física y mental. Consumir el chocolate con un alto porcentaje en cacao (mínimo 70%) puede ser una buena opción para beneficiarnos de sus propiedades antioxidantes, tonificantes, y reguladores del estado de ánimo.

Los efectos negativos (acné, sobrepeso, adicción…) son provocados por el famoso azúcar añadido. Aunque algunas marcas lo fabrican sin azúcar, le incorporan edulcorantes con efectos poco conocidos, y en ningún caso beneficiosos. Cuánto mayor sea el contenido en cacao, menor será el contenido en azúcar.

Por su efecto modulador de neurotransmisores cerebrales, el chocolate puede ser un aliado en estados de estrés emocional, cansancio físico y mental, o falta de recompensa. De todas formas, si ponemos nuestra paz y satisfacción en manos del chocolate, sufrimos el riesgo de crear una cierta adicción sin freno, pudiendo llegar a consumir cantidades poco sanas de éste placer culinario, y alterando nuestro sentido del placer y el bienestar, necesitando nuestra “dosis diaria” para sentirnos bien. Y tu… ¿eres adicto al chocolate?

No hay comentarios :

web clocks relojes para blogs
Contatore