martes, 16 de junio de 2015

AYUNO INTERMITENTE Y METABOLISMO I



El músculo tiene una increíble habilidad para adaptarse a los cambios en el metabolismo. Durante un ayuno de corta duración, el músculo induce la expresión de genes específicos para reducir al máximo la utilización de los carbohidratos, y aumentar la utilización de las grasas como fuente principal de energía. La alteración energética que provoca el ayuno promueve una respuesta adaptativa sistémica, pero también en el tejido muscular de forma específica. Se reducen los niveles de insulina y aumentan los niveles de glucagón y otras hormonas como la adrenalina y la noradrenalina, aumenta la concentración de ácidos grasos libres en la sangre, etc. efectos que provocan que se modifique la expresión genética en los músculos de nuestro organismo.

En marzo de 2003 un grupo de investigación realizó un estudio dónde observaron el efecto de 20 horas de ayuno en la expresión genética del músculo, y como afectaba la comida posterior a ésta expresión, diferenciando entre una comida rica o pobre en carbohidratos. Compararon la transcripción genética de las proteínas estudiadas con un grupo control.

Algunos de los resultados encontrados fueron:
  • Expresión nueve veces superior de PDK4, respecto al grupo control. Ésta proteína indica una supresión en la utilización de la glucosa, como mecanismo principal de ahorro de glucógeno. De forma sorprendente, PDK4 se expresó entre 60 y 80 veces más, al cabo de una hora después de la comida post-ayuno.
  • En comparación con el grupo control, durante el ayuno se produjo un aumento de la expresión de la proteína LPL (que como ya vimos, es responsable de la descomposición de nuestras reservas de grasa). Una hora después de la ingesta post ayuno se incrementó la expresión de LPL. En la comida rica en HC se produjo un incremento 6 veces superior, mientras que en los que siguieron una comida baja en HC se incrementó 10 veces su expresión.
  • Al cabo de 20 horas de ayuno, se produjo una expresión 5 veces superior de la proteína UCP3, en comparación con el grupo control. Ésta es una proteína implicada en la combustión de grasas en las mitocondrias. Una hora después de la comida, los que realizaron una ingesta rica en HC sufrieron una drástica reducción de la actividad de UCP3, mientras que los que realizaron una comida pobre en HC mantuvieron elevada ésta actividad. Además, la actividad de UCP3 se relaciona linealmente con la actividad antioxidante de la célula muscular, por lo que el ayuno intermitente mejora la respuesta al estrés oxidativo, según parece.

Incremento 2.5 veces superior, respecto al grupo control, de la proteína CPT1. Como ya vimos en posts pasados, ésta es una proteína responsable del transporte de grasas al interior de la mitocondria. Una hora después de la ingesta de comida post-ayuno, se mantuvo elevada la actividad de dichas enzimas en los dos grupos (rica/pobre en hidratos de carbono).

Ésta investigación confirmó que el intermittent fasting, y la ingesta de comida posterior provocan un incremento de la actividad de genes relacionados con el metabolismo de las grasas y el ahorro del glucógeno en el músculo esquelético (incluidas las fibras “blancas” llamadas glucolíticas).

El ciclo ayuno/ingesta puede ser de utilidad para todos aquellos que necesiten incrementar la capacidad de su organismo para utilizar la grasa como fuente de energía, incluido aquellos deportistas que aún y hacer mucho deporte no consiguen desprenderse del exceso de grasa. Además, parece ser que durante el intermittent fasting, se produce una activación de los mecanismos de ahorro de tejido muscular, reduciendo al máximo la utilización de la glucosa y por lo tanto reduciendo la degradación excesiva de músculo.

También es necesario indicar que la actividad de las proteínas estudiadas fue bastante variable en los sujetos del estudio y que incluso en algunas publicaciones han encontrado resultados ligeramente diferentes, por lo que parece ser que la programación de nuestros genes en momentos clave (embarazo, primeros meses de la vida, adolescencia, etc.) influye en la respuesta adaptativa al estrés metabólico que provoca el ayuno intermitente.

No hay comentarios :

web clocks relojes para blogs
Contatore