miércoles, 10 de abril de 2013

¿EL DEPORTE EN AYUNAS ADELGAZA?


El hacer deporte en ayunas siempre ha resultado algo controvertido. La mayoría de nutricionistas simplemente lo desaconsejan. Dicen, que no es bueno hacer deporte con el estómago vacío y sin energía.
La verdad es que el hecho de entrenar en ayunas no es algo que sea antinatural para nosotros. Desde la época ancestral que el hombre se levantaba, iba a cazar y comía. O sea, que lo que no hacía era primero desayunar y luego tranquilamente, ir de caza para asegurarse la siguiente comida. Y nuestro genoma está adaptado a primero hacer y luego comer. (De hecho las mejores decisiones se toman con el estómago vacío) Y seguramente, muchos de las que estáis leyendo este artículo os levantáis y no tenéis hambre. Pues eso sería lo lógico y natural. Si yo durante el día anterior comí de forma correcta, lo más normal es que me levante sin tener hambre. Avanza el día y cuando tenga hambre comeré. Se trata de comer cuando uno tiene hambre y beber cuando uno tiene sed. Comer y beber cuando uno no tiene ganas es ir en contra de nuestra propia naturaleza y de hecho, muchas veces enfermamos simplemente por esta razón.
Ahora bien, hacer deporte con el estómago vacío es malo. La pregunta es, ¿si yo he cenado a las 10 de la noche y me levanto a las 8 de la mañana para hacer algo de deporte, eso significa tener el estómago vacío o no tener energía?
 
Nuestro cuerpo tiene unos depósitos de energía y podéis estar tranquilas que estos, no se agotan por el simple hecho de haber estado 10 horas sin comer. O sea, que podemos estar haciendo deporte en ayunas sin que ello conlleve no tener energía. Es más, nuestro cuerpo optimiza mejor sus fuentes de energía estando en ayunas. Si yo como algo y hago deporte, mi cuerpo utilizará principalmente la energía que acaba de entrar en mi cuerpo. En cambio, si entreno en ayunas, mi cuerpo tiene que trabajar más para obtener energía. Este trabajo de más equivale a aumentar mi metabolismo (entre un 5-10%) y a utilizar mi grasa como fuente de energía principal. ¿ No queremos adelgazar? Pues haciendo un entrenamiento en ayunas o bien simplemente ayunando, por ejemplo una vez a la semana, ya estamos aumentando el metabolismo y quemando grasa. Así de fácil. Sí que es verdad que un ayuno prolongado (3 o más días), ralentiza el  metabolismo, pero un ayuno de varias horas, nos ayuda precisamente a aumentarlo.
En definitiva, entrenar en ayunas, puede ser útil para estimular la producción de energía en el músculo, además de promover el ahorro del glucógeno y la utilización de las grasas como fuente de energía.
Ahora se acerca el buen tiempo y llegará el verano y queremos estar en forma.
Os recomiendo practicar 1 ayuno a la semana (saltarse una cena o un desayuno). Aunque sea sin hacer deporte. Me levanto, me aseo, voy a trabajar y cuando tenga hambre, simplemente como. Si el día anterior hemos comido bien, de forma nutritiva, veréis como el cuerpo tarda en pedirnos alimento. Eso si, siempre bien hidratadas. Nada más levantarse sería recomendable beber 1 o 2 vasos de agua. Con la hidratación nuestro cuerpo ya se activa de forma eficiente. El té y el café (sólo y sin azúcar), también se permiten en las horas de ayuno.
Si además queremos hacer algo de deporte en ayunas empezaremos de forma progresiva y a baja intensidad. A medida que el cuerpo se vaya adaptando veréis que el cuerpo os pide más y vuestro rendimiento es superior a cuando entrenáis con la comida en el estómago.

No hay comentarios :

web clocks relojes para blogs
Contatore