miércoles, 2 de septiembre de 2015

COMENTARIOS SOBRE LAS K-SWISS BLADE-MAX (GLIDE Y STABLE)



Con Ramón Salvatella, de Running Alone, tienda especializada en running de Barcelona, y siempre de la mano de mybestchallenge.com, probamos en este caso dos de las representantes de la familia BLADE MAX de KSWISS.

KSWISS es una marca californiana fundada en 1966 en Los Ángeles por dos hermanos emigrantes suizos. Aunque inician su andadura en el tenis, con la primera zapatilla de tenis de piel, en los últimos años la marca ha experimentado una evolución muy notable enfocada hacia las zapatillas y material de running y triatlón.

Los aficionados al triatlón tendrán esta marca mucho más presente que los que únicamente se han movido entre las grandes clásicas del running, puesto que es fácil ver los logos de KSWISS en los pies de los héroes de Kona, su logo sobreimpreso en las bicicletas de TT o en sus ceñidos tritrajes. El año 2011, el 13.1% de los triatletas corrieron con KSWISS, es decir, la tercera marca con mayor presencia. En el 2012 fue la 5 marca, con 169 atletas, viéndose superadas por la irrupción de nuevas marcas que ven en el triatlón un mercado hasta entonces poco apetecible.


Sin embargo, aún no es muy habitual ver, en España, o como mínimo en Catalunya, en las diferentes carreras populares de running en las que he tenido la oportunidad de participar corredores calzados con esta marca en cualquiera que sea su modelo. Sí, es cierto que KSWISS cuida los detalles de la zapatilla que tienen que ver con el triatlón, así como presenta modelos específicos muy enfocados a esta disciplina, pero no por ello deberíamos descartarlas para utilizarlas únicamente para correr.

Albert ya nos contó su experiencia con las KSWISS KWICKY BLADE LIGHT en mybestchallenge.com. Yo soy consciente de lo que le gustaron estas zapatillas por las veces que se las he visto en los pies ;) y fueron las que utilizó en el maratón 2011 de Barcelona.


Estas KSWISS BLADE MAX que probamos ahora, son la evolución de aquellas KWICKY BLADE LIGHT, pero enfocadas hacia un perfil de zapatilla que permite muchos más quilómetros, con una mayor amortiguación, poco desgaste al uso y también, como contrapartida, un mayor peso. Da la casualidad que cuando Ramón me ofreció la posibilidad de probar las KSWISS BLADE MAX GLIDE de carácter neutro, yo ya había adquirido hacía un año las BLADE MAX STABLE, que compartiendo muchas de las características de las GLIDE corregían también la pronación. Yo soy un corredor con ligera tendencia a la pronación, por lo que me he sentido siempre más cómodo con las BLADE MAX STABLE, pero las sensaciones han sido muy parecidas en las dos zapatillas. De esta manera, iré comentándolas en común, haciendo pequeñas referencias individuales en cuanto sea necesario.



Según la herramienta de mybestchallenge.com he corrido con mis KSWISS BLADE MAX STABLE 258km, mientras que con las KSWISS BLADE MAX GLIDE unos 172km. Las primeras las he utilizado sobre todo en entrenamientos y competiciones de triatlón, mientras que las segundas las he utilizado mayoritariamente para hacer rodajes largos sobre asfalto. No os equivoquéis, unas y otras pueden utilizarse indistintamente para todo, puesto que excepto parte del upper (tejido superior de la zapatilla) comparten casi todos los componentes.
Primeras sensaciones: en mano y corriendo

KSWISS siempre presenta una estética diferente a lo que se acostumbra en otras grandes marcas, que quizá buscan estéticas más conservadoras, o así lo han venido haciendo últimamente. Solo hace falta ver el modelo de KSWISS específico para triatlón, el QT2 para darte cuenta de que lo último que se persigue en la estética es el convencionalismo. A mí personalmente me gustan más las BLADE MAX STABLE que las GLIDE. Ese rojo y amarillo es muy vistoso, quizá un poco arriesgado, porque no las he visto en muchos pies… Las GLIDE son más discretas. Un compañero de aventuras incluso me comentó extrañado algo así como “Uh, que zapas más guapas, muy discretas para tu estilo, no?”…

En mano no son bambas ligeras. Tampoco lo persiguen, puesto que para eso KSWISS tiene las KWICKY BLADE LIGHT. Lo primero que llama la atención al ponértelas son los cordones. En ambas zapatillas en la parte final de estos, presentan unos bultos que dificultan que los cordones se deslicen entre ellos, evitando que se deshaga el nudo y que esto nos haga detener un entreno, o… una carrera! ¡Imaginaos el disgusto de tener que parar cuando uno va resoplando ya como una morsa a ritmo frenético mientras divisa el arco del final! Son de esas cosas como el ABS, que no sabes lo bien que funcionan hasta que un día funciona.

Yo calcé con cordones elásticos las STABLE para dedicarlas a correr triatlón. Sin embargo, hay un detalle que comparten las dos zapatillas que creo que es mejorable de cara a las transiciones de la bici al correr, pero que, evidentemente, no necesitaremos si las utilizamos únicamente para correr: la lengüeta. Es pequeña, fina y no va sujeta por los lados como en otros modelos más específicos. Esto hace que sea fácil que se pliegue un poco y que requiera de unos segundo (¡o milésimas!) para acabar de ajustarla. Como digo, esto solo afecta a los que tengáis pensado utilizarlas para triatlón.

Una de las principales diferencias entre los dos modelos es el upper, o parte superior de la zapatilla. La BLADE GLIDE presenta una construcción SEAM-FREE. Es decir, se realiza con unas capas de materiales termosellados que evita las costuras. Elimina irritación y rozaduras.



Aunque las dos se notan muy cómodas, la GLIDE gana un punto sobre la STABLE en este sentido. La sensación del upper delantero es muy agradable y es algo que ya había experimentado en las KWICKY GLIDE. Sin embargo, esta comodidad me pasó una mala jugada en un entreno con las GLIDE. Me olvidé los calcetines de correr en casa, y tuve que salir del gimnasio a correr sin ellos. Mis experiencias con las STABLE me decía que no había ningún problema. Sin embargo, el hecho de que el upper delantero no tenga costuras hace también que los pliegues al doblar la zapatilla sean más profundos. Y mientras el pie izquierdo no sufrió en absoluto, todo lo contrario, un derroche de comodidad, en el derecho, un pliegue de este upper me hizo una herida en la zona superior de un dedo que traspasó el concepto “leve rozadura”, puesto que al ir sin calcetines sangró a gusto. Este pliegue ya se lo vi a la zapatilla en el momento de sacarla de la caja, por lo que es posible que sea una cosa particular. Aun así, yo no me he arriesgado a probarlo de nuevo. Con las BLADE MAX en cambio, ningún problema en correr 10km en un triatlón de distancia olímpica sin calcetines y sin problemas.

Una vez cordadas, me llamó la atención en las GLIDE que la sensación de ajuste era un punto inferior a las STABLE, quizá por el hecho que la comodidad del upper o la ausencia de elementos estructurales me permitían un movimiento del pie mayor del que acostumbro. Es tan solo una ligera sensación que no afecta en absoluto a la hora de iniciar la carrera, y puede que sea tan solo porque no hay nada que oprima. Yo personalmente, me he sentido más cómodo con las BLADE MAX STABLE, en las que tenía la sensación de que el pie quedaba mejor sujeto. Estamos hablando de sensaciones muy ligeras, casi percepciones, pues el nivel de calidad y prestaciones de estas zapatillas están a la misma altura que el de marcas como ASICS, NIKE u otras, superándolas en algunos detalles.

Por descontado, no he tenido ningún problema con ellas, más allá de lo comentado, con heridas. Aunque ya se ha debatido largamente en mybestchallenge.com con otras revisiones anteriores, los calcetines son un elemento básico para no sufrir rozaduras, tanto la BLADE MAX STABLE como la GLIDE tienen un nivel de acabados superior, que cuidan con mimo todo el perímetro del pie.

Son zapatillas perfectas para tiradas de media y larga distancia. Para utilizarlas sobre todo en entrenamientos a cualquier ritmo. Pueden utilizarse como zapatillas de competición para corredores pesados o corredores de peso medio en competiciones largas, como medio maratón, maratón, medio Ironman o Ironman.
Características técnicas y comentarios

Las BLADE MAX STABLE son zapatillas eminentemente para pronadores, mientras que las BLADE MAX GLIDE son para corredores neutros. A continuación expondremos las características de ambas zapatillas:

SUPERFOAM Elastómero de termoplástico (TPE). La construcción del TPE es más abierta, de manera que cuando la espuma sea presionada, sus características de amortiguación sean buenas. La zona del talón presenta una forma cóncava de manera que estabiliza la pisada desde el primer momento.

GUIDE-GLIDE Centra el pie en su primera fase de pisada para ralentizar la tendencia a la pronación. Se observa como la parte de suela roja en las GLIDE. Para corredores neutros se deforma y se recupera rápidamente, proporcionando un control de pisada muy bueno. Para corredores pronadores se endurece progresivamente reduciendo la velocidad de pronación.Con ritmos lentos se comporta como una zapatilla de tacto suave y blanda, pero en cuanto aumentamos la velocidad, se endurece progresivamente. Esto se debe a la geometría y compuesto de las láminas en forma de espiga.



STAY-TIED LACES La parte final de los cordones, donde se realiza el nudo, presenta unos bultos que impiden que se deshaga el nudo.

SEAM-FREE Como ya se ha comentado, es la tecnología que hace referencia al upper, hecho de capas de materiales termosellados de manera que se evitan las costuras.

AÖSTA II Zona negra en la suela en las BLADE GLIDE. Se trata de un caucho de alta densidad ubicado en las zonas de mayor desgaste. El objetivo: aumentar la duración de la suela.


Experiencias con las Blade Max

Las BLADE MAX STABLE las he utilizado a lo largo de todo el año pasado en competiciones y entrenamientos de triatlón. Con ellas corrí el primer Extreme Man de Getxo, llevándome hasta el tercer puesto de mi grupo de edad. ¡Tranquilos, que éramos cuatro gatos…!

En los rodajes a ritmos cómodos son zapatillas muy cómodas, con un nivel de amortiguación elevado. Siempre teniendo en cuenta que soy un corredor de 70kg y para mí son más que suficientes. Sin embargo, por la experiencia en otras revisiones de zapatillas, cabe decir que la sensación de amortiguación es una cosa muy personal. Es probable que corredores más pesados que yo les puedan parecer un poco más duras que zapatillas como las ASICS NIMBUS14. Gran parte de esta sensación puede deberse a que las BLADE MAX se endurecen con el aumento de ritmo, lo que es totalmente deseable, porque te permite una mejor sensación en la transición de la pisada. Así como otras zapatillas de este nivel de amortiguación pueden sentirse como coches potentes pero de tarados de amortiguación blandos, que hacen que la carrocería se mueva de un lado a otro, estas BLADE MAX endurecen progresivamente la amortiguación favoreciendo mejores sensaciones a ritmos rápidos.

No son sin embargo ni zapatillas voladoras ni zapatillas ligeras, pero esto no impedirá que las sensaciones acompañen mucho en el momento de endurecer la carrera. Así pues, se adaptan a perfectamente a un entrenamiento de ritmos variados, o a una tirada larga a ritmo rápido.
Lo mejor y lo peor


LO MEJOR:
  • La amortiguación y la pisada. Un lobo con piel de cordero. La adaptación de la amortiguación al ritmo las hace muy versátiles. Es quizá lo más destacable de la zapatilla y sin duda un gran elemento diferencial.
  • La orientación hacia el triatlón se nota en el cuidado del interior.
  • ¡Los cordones! Lo comentado, no lo valoras hasta que te pasa… y el día que te pasa, ¡decides no cambiarlos nunca!
  • Muy bajo desgaste de las suelas. Con el quilometraje que tienen están como nuevas. Mi sensación es que se han desgastado menos que los modelos de ASICS probados anteriormente.
  • Muy transpirables y frescas. Otro detalle de agradecer en caso de utilizarlas con los pies más húmedos o mojados.




LO PEOR:
  • Cuestan 110 € las GLIDE y 120 € las STABLE aprox. Diréis: ¡Como todas! Y yo seguiré diciendo que el precio de las zapatillas está desorbitado. Sin embargo he visto modelos en ASICS y NIKE de la misma gama por 150€… por lo que dentro de lo que cabe… ahora dudo de si no debiera estar su precio en “lo mejor”….
  • La lengüeta para triatlón necesita un rediseño, muchas veces he tenido que retocarla.
  • En las GLIDE el detalle del upper, si se arruga demasiado con la pisada puede rozarte el pie sin calcetines.




RECOMENDADAS PARA:
  • En corredores ligeros, para rodajes largos, competición de medio maratón o maratón, o triatlón. Sin embargo si son muy ligeros, pueden ser excesivas para competición.
  • Para corredores más pesados para entrenamientos, de cualquier distancia, y para competición.
  • Para entrenamientos de diferentes ritmos en los que pueda aprovecharse toda la tecnología de amortiguación.
  • Para huir de las marcas más convencionales aquí en España, con diseños diferentes y atractivos.



Mi conclusión personal es que son unas zapatillas polivalentes, más enfocadas a entrenamiento y a tiradas largas, o a corredores pesados que quieran utilizarlas para todo. Y sobre todo para corredores originales, que busquen diferenciarse un tanto en el diseño y probar alternativas. Con muy buenos detalles y un acabado general de lo mejorcito. Yo aún dudo de si utilizarlas para el maratón de Barcelona…
By Toni Herena M.

No hay comentarios :

web clocks relojes para blogs
Contatore