martes, 21 de mayo de 2013

¿SUDAMOS AL NADAR?

Es una pregunta bastante frecuenta. No es más que una curiosidad pero resulta curioso el hecho de saber si realmente sudamos cuando nadamos. 
El nadar implica moverse y por tanto con su acción nuestros músculos de contraerán y relajarán. Y eso hará que la temperatura de nuestro cuerpo, se incremente.

Nosotros sudamos cuando la temperatura corporal sube por encima de lo normal, independientemente de que estemos dentro del agua. Lo que pasa es que la temperatura del agua de cualquier piscina climatizada es de en torno a 26º, 10 grados menos que nuestra temperatura corporal, y por ello el cuerpo se refrigera, debido a la pérdida de calor que se produce por conducción y convención, lo que hace que el organismo no tenga necesidad de producir sudor para disipar el calor que generan los músculos al nadar. La prueba de ello la tenemos en que si comprobamos el gorro de silicona al acabar de nadar que no tiene ni una gota de sudor (solo lo notaremos mojado si nos ha entrado agua). Además las mayores ganas de orinar cuando estamos dentro del agua nos demuestran que la pérdida de agua por el sudor es prácticamente inexistente.

Solo sudarían aquellos nadadores que estén en un equipo de competición y realicen entrenamientos de tanta intensidad, tipo series, que el calor generado sea tan grande que el efecto térmico del agua sea insuficiente para disipar el calor, pero esto solo ocurre en el 1% de los usuarios que acuden a una piscina.

Por tanto podemos decir que si la temperatura del agua es inferior a 30º (temperatura a la que están los 2 primeros milímetros de la dermis donde se alojan las glándulas sudoríparas) y la intensidad de nado no es lo suficientemente intensa, no vamos a sudar, si bien hay que dejar claro que la ausencia de sudor no significa que no se gasten calorías ya que incluso quemamos más que si sudamos, porque el cuerpo quema mayor cantidad de grasa haciendo deporte cuando hace más frío.


No hay comentarios :

web clocks relojes para blogs
Contatore