viernes, 17 de enero de 2014

CORRER EN CINTA. ASPECTOS A TENER EN CUENTA


Empezar a correr no suele ser fácil en muchas ocasiones. Sobretodo si no estamos acostumbradas a ello. Si tenemos mucho sobrepeso, el hecho de correr nos puede conllevar algunos problemas. El correr supone impactar (pequeños saltitos) y nuestras articulaciones pueden sobrecargarse (sobretodo tobillos y rodillas). Pero entre sus ventajas está en que puede ser el ejercicio cardio que más nos ayude a adelgazar. Al dar estos pequeños saltitos al correr, estamos liberando mucha energía con lo cual eso nos ayuda a quemar más. Mucho más que si estuviéramos andando rápido, yendo en bici o remando.

Y una buena opción para empezar podría ser correr en una cinta. Si corremos al aire libre, sobretodo en algún lugar asfaltado, nuestras articulaciones aún sufrirían más de la cuenta. En cambio, en cinta, podremos empezar mejor.

Aún así, deberemos tener en cuenta algunas cosas:
  • Inclina la cinta entre 0,5º-1º, así recreamos mejor las condiciones externas. 
  • Empieza andando y luego corriendo muy despacio. En la cinta, tu no marcas el paso como lo harías al aire libre, con lo cual hay un pequeño riesgo de despistarte y caerte. 
  • Puede llegar a ser muy aburrido; estamos corriendo pero no nos desplazamos del sitio y eso puede hacer que nos despistemos con cualquier cosa. 
  • Normalmente en la cinta tenemos especio para guardar la toalla y un botellín de agua. Así podremos estar siempre bien hidratadas. 

En definitiva, empezar a correr en cinta podría ser mejor opción que empezar al aire libre, sobre asfalto. Eso sí, si tenemos bastante sobrepeso, empezaremos combinando el correr con el andar y progresando poco a poco en el número de minutos.



No hay comentarios :

web clocks relojes para blogs
Contatore