sábado, 28 de septiembre de 2013

COMO HACER YOGURES EN CASA. YOGURES CASEROS

Los lácteos no son del todo recomendables. Después de destetarnos no tenemos porqué tomar lácteos de otras especies animales. Y menos la leche de hoy día que es de todo menos leche (de tantas cosas que le ponen hoy día y por las sustancias que le dan a las vacas  para que sean más productivas.).
De todos los lácteos seguramente sea la leche la que menos toleramos. Además, a medida que nos hacemos mayores la intolerancia va a más. Es muy raro ver a gente mayor tomando leche. De forma más o menos inconsciente uno ve que la leche no la tolera lo suficientemente bien
Pero los yogures, al no tener lactasa, los toleramos mejor. Eso si, los yogures de supermercado tipo Danone o similares mejor no tocarlos. Ni con un palo. Estos yogures tienen de todo menos leche. El primer ingrediente suele ser el azúcar (es lo más barato) y el lácteo suele estar en cuarta posición (suerte que es un lácteo...).
Así que mejor comprar uno ecológico o de cooperativa. Y sino, nos hacemos yogures caseros.

Cuando vayamos a hacerlo sin yogurtera, hay que partir de leche tibia, a unos 45ºC. Si no tenemos termómetro podemos usar el dedo: al meterlo en la leche debe estar caliente pero soportable, no quemar. Es importante no usar leche demasiado caliente ya que en ese caso las bacterias morirían y no se haría el yogur.

Luego solo hay que conservarlo en el frigorífico, dura unos 10 días, más o menos.
Podemos usar uno de nuestros yogures para hacer una nueva tanda, pero esta operación no es conveniente realizarla demasiadas veces seguidas ya que el fermento puede deteriorarse, así que cada poco tiempo, usaremos nuevos bacillus, o un nuevo yogur como "madre".
La técnica para hacer yogures puede aplicarse tanto a leche de vaca (entera, desnatada o semi) como a leche de cabra, de oveja y a leches vegetales como la de soja. En este caso inocularemos la leche con un yogur de soja para que el resultado sea vegano (100% vegetal).

YOGURES DE SABORES: a partir de aquí podemos innovar con nuestros yogures todo lo que nos apetezca: añadir a la leche azúcar moreno, cacao, pepitas de chocolate, pasas, canela, ralladura de limón o de naranja, agua de azahar, vainilla, galleta, cereales, leche de coco y coco rallado, fruta, mermelada de cualquier sabor, miel, sirope, café soluble, jengibre, agua de rosas ...
La técnica es muy sencilla, basta mezclar el saborizante con la leche antes de hacer el yogur, o incluso infusionarla y luego colarla para hacer por ejemplo yogures de leche merengada tras haber hervido la leche con canela y piel de limón.
De la misma manera, si queremos endulzar nuestros yogures sin usar azúcar ni edulcorantes químicos, puede infusionarse la leche con stevia, colarla y usar esa leche dulce, con adicción o no de más saborizantes, para hacer nuestro yogur.

YOGURES CREMOSOS: Para obtener yogures más cremosos (tipo Griego) sustituiremos 200ml de leche por nata en cada litro (puede ser nata de soja). Aunque hay que tener en cuenta que esto aumentará su valor calórico, con lo que está desaconsejado en caso de sobrepeso.




No hay comentarios :

web clocks relojes para blogs
Contatore